C O R D U R A

Cordura:Estado psíquico de la persona que tiene la mente sana y no padece ningún trastorno o enfermedad mental.

I N S T A N T E

Instante: Período de tiempo muy breve, casi imperceptible.

UN BREVE INSTANTE DE CORDURA

Un paseo de la mano de la introspección y la reflexión sobre la locura de la vida moderna.

oTrOs lO dIcEN

Do you still believe in fairy tales, in battlements of shining castles, Safe from the dragons that lie beneath the hill?

La Bitácora personal...

De un soñador de Bits en Pijama

viernes, 21 de noviembre de 2008

Buen Humor

Al final alguien acabará estropeándolo. Quizá uno de mis jefes, uno de mis clientes, una de las llamadas telefónicas o algún problema de esos que van quedando atrasados. Pero en un principio hoy estoy de buen humor. ¿La cafeína quizás? Puede ser. Hace cinco días que no tomaba un café debido a un proceso gripal mezclado con un episodio gastroenterítico. Y ahora mismo estoy que hiervo y me desparramo por los costados.

O la posibilidad de ser viernes, que tampoco es manca. O la posibilidad de un fin de semana de descontaminación. Puede ser, a fin de cuentas la felicidad en la vida esta formada de estos momentos tan escasos. Pues que no pasen de largo sin darnos cuenta. Que sigan aquí, con nosotros durante un buen rato.

lunes, 17 de noviembre de 2008

La Ciudad Perdida

No suelo hacer caso a los forwards que me envían al correo. Pero esta vez voy a hacerme eco de uno que me han envidado recientemente.

Si alguien quiere contemplar parte de lo que fue una pequeña ciudad al borde del Atlántico alguna vez, no tiene más que pulsar en el siguente enlace

http://picasaweb.google.com/blodopaco

No entro ya en cuestiones de derechos -gran parte de las fotos son del famoso archivo Pacheco- pero entiendo que echarle un vistazo, aunque sea por simple curiosidad, merece la pena.

martes, 11 de noviembre de 2008

Los amantes se están perdiendo.

Llevo unos días con esta canción y con su significado metido entre la sinapsis de mis neuronas. El "british Pop" no es una de mis debilidades -excepción hecha de ColdPlay- pero esta canción, me tiene ultimamente enfrascado en mi mismo.

Keane: The lovers are losing. -Traducción-



Soñé que me estaba ahogando
En el río Támesis
Soñé que no tenía nada Nada más que mi piel.

Me resbalé de tu mano abierta hacia el río
Vi tu cara volviéndose hacia mí
Vi mi pasado Y vi mi futuro

Coges todas las piezas de los sueños que tienes
Porque no te gusta la forma en la que marchan las cosas
Las cortas y las desparramas en el suelo
Estás lleno de esperanza mientras las ordenas
Las unes unas con otras,
Pero de cualquier modo en que las veas,
Los amantes se están perdiendo

Soñé que estaba contemplando
Un baile de jóvenes amantes
Alcancé a tocarte la mano, pero te estaba mirando desde lejos
Nos aferramos al amor como un coche derrapando
Acercándose al borde de la carretera
Intenté aferrarme a lo que somos
Cuanto mas derrapaba más rápido somos.


Soñé que no tenía nada en absoluto (nada en absoluto)
Soñé que no tenia nada en absoluto

Quizá nos pasa eso, que ultimamente en esta sociedad los amantes se estan perdiendo. O quizá es que sólo me lo parece a mi. Pero antes, el galanteo refrenado, el cortejo, las parejas jóvenes paseando por los parques y en los jardines era norma común. Ahora ese galanteo y toda esa parafernalia se ha ido convirtiendo en polvo que flota en las imagenes de mi pasado. Que alguien me diga si todavía queda algo de los amantes. Se lo agradecería.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Extraños en el tiempo.

En cierto artículo escrito desde este mismo medio alegué en cierta ocasión a esa dimensión de la nostalgia que abarcaba la quincena y buena parte de la veintena. Este fin de semana me he dado cuenta de que finalmente las nostalgias dan un recebe de pintura demasiado perfecto. Nada es como lo recordamos algunas veces. Y en eso Ire tiene razón: cada época tiene sus personajes y ése es su contexto. Fuera de él, aparecen distorsionados y esquivos, huraños y desconfiados, reconocibles y distantes.
Me vi envuelto - y casi no quise- en una invitación. Tenía ganas de ver a quienes formaron parte de mi vida durante el lapso de vida de la juventud. Ire me preguntaba si realmente tenía ganas de verles. Por supuesto, le dije, pero estoy seguro de que el tiempo ha hecho estragos entre nosotros. Y no me equivoqué. Siguen siendo aquellos rostros reconocibles. Siguen siendo los amigos de toda la vida, a los que te referirás a tus hijos contándo de ellos mil batallas y aventuras. Y en los amores de mala hora, las noches de vino sin rosas, los atardeceres y puestas de sol de mil confesiones aparecerán sus rostros, sus nombres y sus andanzas. Pero, como ya dije, todo aparece cambiado. No hay la confianza de antes, nuestros nombres no se buscan como antes, los teléfonos permanecen mudos. Ya no son la referencia de antes. El tiempo nos cambia. Somos iguales y somos distintos. La vida pasa, y en todos nosotros deja una huella de cada vez. y según pasa la vida, definitivamente ya no somos los que antes eramos. Es un juego terrible, pero real.Moix escribió una vez que los fondos de las maletas eran abismos terribles donde los recuerdos tomaban formas diferentes y temibles. Quizá yo mismo tuve esa sensación. El tiempo nos ha cambiado tanto. De nosotros queda la cáscara que nos contuvo. Parafraseando a Silvio Rodriguez: los de ahora somos cómo sábanas blancas tendidas al sol después del amor. Testigos mudos de lo que un día fuimos.Volví a casa. El mundo es un poema repleto de estrofas asonantes y arritmicas. Vuelvo a mi vida, a mis problemas, a los amigos de ahora, a los dioramas conocidos. Ire tiene razón: la vida no conoce pretéritos. El pasado no existe en ningún lado. Debemos seguir adelante. Los amigos de ahora están aquí y no en otro lugar. Quizá por primera vez he decidido desmarcarme de la nostalgia de ahora en adelante. No podemos convertir en perfecto lo que en su tiempo desde luego nunca lo fue. Casi nada mejora con el tiempo, tan sólo el vino. Y las copas de hoy hay que llenarlas hoy, para los brindis por el mañana. De todas formas espero que sigan en cierta forma las copas de los viejos amigos dispuestas para ser llenadas. De verdad que lo deseo. Que se llenen de buen vino y que yo lo vea. La nostalgia ya no existe. En el fondo se ha vuelto un incordio. Y es que el tiempo nos convierte a todos en extraños. Nos puede gustar. O no.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Siluetas demasiado conocidas



Por pura casualidad. Salimos a pasear por casualidad. Ella insiste. Hace bien. La pereza es una casa extraña de facil habitibilidad. Los pasos nos llevan calle abajo. El frío recorre el aire como navajas de filos blandos que se incrustan en la piel. Y todo lo que soy es lo que fuí, pienso. Los dioramas conocidos se han vuelto diferentes, matizados. Las cosas cambian. Un año sin ver la ciudad y todo me parece distinto ahora. Los acentos de las personas son diferentes. Los noto, los veo como notas diferentes en distinta partitura. Yo que entonaba antes la misma canción, no sentía la melodía. Bajamos. Discurrimos hacia el puerto. Las tiendas de ropa son gigantes de puertas abiertas en edificios ilustres. Ella se compra unos guantes. Y yo sonrio en silencio en medio de un local histórico en mi vida. Cosas que cambian y cosas que no han cambiado. Está todo tan conocido y tan bonito. La ciudad que me vio nacer y crecer. Soy el que soy y en cada esquina de la urbe estuve y soy de una determinada manera.




"Mira, Ire: es un sereno" Inventos modernos. Sin atisbo de nostalgia. Una ciudad cambiante a todas horas. Vigo es el Nueva York español. ¿Exagero? No. En unos años se verá. Ya tiene ese término tan yankee del "SkyLine". Que si, Ire, que sí... que lo tiene. El mundo es la ría de Vigo vista por la noche. Vital, alegre, Vigorosa... dificil algunas veces, desordenada siempre. Pero mira que ha pasado el tiempo y me sigue gustando pasear por Vigo. Que grande, amor mío. Te lo juro sin atisbo de nostalgia. Las siluetas alrededor son demasiado conocidas. Vigo, a fin de cuentas, sigue siendo mi casa. Me sigue gustando su gente, su aroma, su ambiente, su vida y su desorden caótico. No te celes, amor mío. Ya sabes que el hogar está donde está el corazón. Y tu eres el mío.




jueves, 6 de noviembre de 2008

Crisis


Vaya por Dios. Mi perspectiva siempre positiva lo ha hecho de nuevo. Me he dado cuenta de que no hay mal que por bien no venga. ¿No se han dado cuenta? Venga, ¿cómo que no? A ver, espérense todos que ahora mismo lo explico.

Desde hace cuatro meses, cada vez que cogía el coche por la mañana y enciendía la radio -lo reconozco, soy de los que escucha la radio para saber en qué mundo vive- no hacían más que hablar de lo mismo. Que hay crisis. Que sí, que sí, que está todo muy mal (¡Coño! que toca huevos somos los españolitos de a pie, que incluso en las épocas de bonanza económica nos quejábamos sin sentido y sin razón, que negativísmo, que amor a lo malo y lo doloroso, que tanáticos somos y ahora que vienen mal dadas... ¿qué vamos a decir?) que el mundo se va a acabar porque los señores de los bancos no tienen dinero. Y con ellos, todos nosotros. Y con todos nosotros el mundo mundial se va a ir al carajo.

Somos tan predecibles los seres humanos de este país, que damos hasta asco. Hace un año nuestra preocupación generalizada era salvar el planeta de la deforestación y el aumento del CO2. Y el cambio climático también aventuraba el fin de la humanidad, el fin del mundo, del universo, y de todo tipo de posible existencia. Pero descuiden ustedes, que eso y el hambre en el mundo, las matanzas, la discriminación, las guerras, las sequías y demás parafernalia han perdido toda su importancia en el mismo momento en el que nos han tocado el bolsillo. Cuidado que eso son palabras mayores. Que no nos importa que los polos se derritan, se maten en Somalia o en Sierra Leona, con tal que seamos capaces de pagar la hipoteca. Si no lo hacemos entonces sí que viene el fin del mundo.

¿No se han percatado? Desde que alguien dijo "Crisis" el mundo es un lugar mucho mejor. Ya no se habla de las guerras, de las bombas de Irak, de los arsenales nucleares, del efecto invernadero, del problema palestino, de los chíies y los kurdos, de las violaciones de menores, de los pederastas, del calentamiento global, del deshielo del polo, de las radiaciones gamma y todo eso tan preocupante. Todo junto al saco de lo secundario. La crisis ha convertido al mundo en un lugar mejor. Lo que nadie había logrado. Y todo porque la pasta -el parné, la guita, la mojama, las pelas- está en entredicho y con ello todo lo importante del mundo occidental: la cena del fin de semana, el cine, comprar el coche y la puñetera hipoteca de la casa. ¡Cuidadito! que hasta aquí habíamos llegado. Que la pela es la pela.

Un consejo para todos los que ahora mismo están postulando con el fin de nuestro mundo y nuestra forma de vida porque el mundillo financiero se cae en pedacitos: no se compliquen la vida. Nada va a cambiar. En este mundo seguirá habiendo ricos y seguirá habiendo pobres, y el capitalismo no se va a acabar de un día para otro, por mucho que algunos postulemos su inviabilidad desde hace años. Mis padres vivieron tres crisis -tres nada menos, la de 1973, la del 1982 y la de 1993 con reconversiones industriales terribles por medio- y no se pusieron a tirarse de los pelos ni a clavarse en una cruz, y menos a especular con el fin de la civilización occidental o la explosión del universo en mil pedazos. Los ciclos económicos son como son, tocaba -según parece- uno de recesión -nadie se va a morir por ello- y es parte del modus vivendi de esta sociedad occidental. Y le recuerdo a la gente que nos critica a los que abrazamos el comunismo desde hace años que el crecimiento constante en la economía es completamente inviable a menos que haya un reparto equitativo de la riqueza. Esa es una moto que nos quisieron colocar muchos. sobre todo los más interesados. Lo que pasa es que unos picaron y otros no. Relájense, no se alteren, déjen pasar los meses y verán como casi todo vuelve a su sitio. El resto es marear la perdiz. Déjen fluir la crisis por sus normales cauces y un día se levantarán mirando un brillante sol de primavera financiera. Por mucho que la nombren y por mucho miedo que se le tenga, no va a acabarse antes. Y por cierto, más tarde o más temprano, otra volverá. Prepárense para entonces. Mientras tanto recuerden que el efecto invernadero, el agujero de ozono y las hambrunas siguen ahí. Y habría que prestarles más atención a esas cosas, por mucha crisis que haya, que esa enferma devoción que profesamos a los bolsillos de cada uno.

ESCUCHANDO: Crises, Mike Oldfield.
IMAGEN (C) LIGHTMARK
Cenci Goepel & Jens Warnecke
http://www.blogger.com/WWW.LIGHTMARK.DE

martes, 21 de octubre de 2008

DIORAMAS (II)

Como prometí, os entrego la segunda parte -otro relato breve entero- de "Dioramas"
En vista del éxito obtenido por la primera parte, espero vuestras impresiones sobre esta segunda.
Recordad que, al final de la publicación, haré un recopilatorio en PDF para que lo podaís descargar al disco duro.
Espero que os guste
---------------------------------------------------------------------------------------------
TREINTA Y SEIS PUNTOS



Camino me mira. Gruñe por lo bajo. Alrededor de nosotros cientos de autómatas de color naranja efectúan su rutina automatizada habitual. Cientos de chispas salen en todas partes, a lo largo y a lo ancho de la inmensa nave industrial. Los autómatas de color naranja ensamblan y sueldan pedazos de automóviles. Camino sigue gruñendo por lo bajo, casi imperceptiblemente. Estamos en su cabina, la cabina del encargado, donde los papeles engrasados, los informes, las calibraciones, son parte de su día a día. Un día a día que otros deseamos. Porque mientras Camino mueve papeles y se enfrasca en ellos, otros movemos pesadas piezas de metal y las soldamos, aguantamos el calor asfixiante, sudamos, nos esforzamos, nos hacemos daño en las vértebras y comemos el sabor del metal ardiendo sobre la cara. Bolitas de metal a dos mil grados de temperatura, que acaban pegándose en las máscaras, en los dientes, en la piel, las pestañas. Bolitas de metal incandescentes que golpean el rostro, las mejillas, se cuelan por los resquicios de la ropa y te queman el pecho, la barriga, incluso los testículos. Notas el calor, ardiendo, que baja por el cuerpo. Olor a sudor, olor a grasa de metal, olor de la sangre si te cortas con el filo de una pieza. Guantes de cuero. Grasa y aceite empapados en la ropa Mientras tanto, Camino mueve papeles y piensa. Vuelve a gruñir.
-¿Y por qué quieres hacerlo?
-Simplemente me apetece –digo en voz baja-
Vuelve a Gruñir. Me deja su mirada clavada en los ojos
-Nadie pide hacer más horas porque le apetezca. Lo hacen por dinero. Porque necesitan dinero, porque se quieren comprar un coche, una casa, lo que sea. Pero no porque quieran. Nadie quiere trabajar de más.
No me entiende. Estoy seguro. Estoy completamente seguro de que no sabe qué es lo que le estoy pidiendo. Pero insisto, porque esa es mi mayor virtud: saber insistir.
-No es cuestión de dinero, Camino. Es cuestión de que quiero estar aquí y quiero hacerlo. Prefiero estar aquí y no estar por ahí afuera. Me gusta trabajar y quiero aprovechar el tiempo.
-¿Tienes algún problema de dinero, hijo?
Le digo que no. Pero sé que no me cree. Camino es desconfiado por naturaleza. En este mismo instante está pasando por su cabeza que debo tener problemas de drogas, de impagos, de cualquier cosa. Lo piensa. Gruñe por abajo. Mueve tres papeles. Sigue gruñendo. Afuera un robot suelda pegando chispazos. Su estructura naranja se mueve de un lado hacia otro. Sus tenazas sueldan dando puntos de soldadura . Uno, dos, tres, diez. Todos exactamente en el mismo sitio. Todos exactamente iguales. Como los pensamientos de Camino. Siempre precedibles
-Ahora mismo estamos altos de producción. Y ya que lo pides, por mí no hay mayor problema. Ahora bien, deberías hablar con Manjón, el RPH, ¿Sabes, no? .. pues eso, para ver si te autoriza hacerlo. No hay problema por velar unas cuantas horas, pero lo que tú pides no es habitual. Si él te autoriza, yo puedo gestionarte dónde trabajar. ¿Has trabajado en “bloque avant”?
Camino deja su impronta de escarmiento a mis deseos: Bloque avant es la parte delantera del vehículo. Una parte del vehículo que no admite, o al menos no todavía, robotización para soldar las piezas. Las piezas son pesadas: pasos de rueda, enganches de parachoques, traviesas… Camino me propone sudar o lograr que claudique de mi loca pretensión de ganar más dinero trabajando más.
-No hay problema. He trabajado ahí alguna vez.
-Entonces ve y habla con Manjón. Si el te deja, a mi me da igual. Ve a hablar con él. Y luego me cuentas.
Dejo a Camino en su cabina transparente. Alrededor de la misma, cientos de autómatas siguen soldando. Trozos de hierro con formas que recuerdan a secciones de un vehículo son ensamblados a una velocidad que no puede ser humana. Operarios vestidos de azul sudan y sudan copiosamente. Me dirijo hacia las oficinas. Estructuras metálicas pesadas, escaleras, sopladores de aire. Camino por el suelo verde, marcado de amarillo. Cruzo un semáforo en la línea de producción. Termino de pasar y un enorme trozo de un coche pasa detrás de mi. Un esqueleto mecánico brillante y reluciente. Unas pinzas robotizadas se acercan al bloque. Sueldan. Chispazos, Olor a grasa. Humo. Un hombre de pelo gris me mira de soslayo como si yo fuese una amenaza. Durante el paseo de casi diez minutos, todo alrededor parece exactamente igual, y a la vez, enormemente diferente. Cada máquina, alguna gigantesca, cumple una función perfectamente delimitada.
Llamo a la puerta. Manjón me recibe con su mirada hipócrita torcida, calcada a todas las miradas hipócritas que me ha dedicado antes. Es joven –no llega a los cuarenta – se supone que guapo, pelo engominado, cara de no haber roto un puñetero plato. Pero tiene perfectamente conocidas sus funciones. Nos sentamos. Su despacho no es lujoso. Es un agujero en medio de un enorme despliegue tecnológico. Aislado acústicamente sobre el resto, con puerta de madera. Con un letrero en letras rojas encima de la puerta que reza algo parecido al INRI de Jesucristo en la cruz: RPH: recursos de producción Humana. Apesta a hipócrita. Huele a genuino gilipollas, a trepa, a licenciado con enchufe, a padre con influencias, a coche caro con mujer e hijos. Huele a mezquindad, a despotismo ilustrado. A poder, en definitiva.
-Así que quieres hacer horas extras todas las tardes. ¿Puedo preguntar el por qué?
Camino ha hecho su trabajo. Casi lo puedo imaginar, lanzado sobre el teléfono nada más salir de su cabina de mando. “Oye, tengo aquí un mierdecilla que quiere hacer horas extras por un tubo, te lo mando a ver si se raja o a ver llegas a un acuerdo con él” Camino es un chivato. Pero es un factor con el que cuento. Un factor que era conocido. Nada nuevo. Todo previsto.
Y me repite la pregunta y sigue el mismo guión que sigue Camino. ¿Hay algún tipo de problema económico? ¿Por qué lo necesitas?

-Porque me apetece trabajar, me gusta estar aquí y me gustaría especializarme.

Y diciendo esto pienso que le miento. Le miento a la cara. Y pienso: Cómete esta gilipollas. Cómetela y luego cágala en tu confortable asiento. ¿Quieres que te diga la verdad, cara culo? ¿La quieres? ¿Quieres que te cuente que la hija de puta de novia se acuesta con mi mejor amigo? ¿Quieres que te cuente que los vi el otro día bailando de noche, justamente cuando ellos pensaban que dormía para ir a trabajar el Sábado a las seis de la mañana? ¿Quieres que te cuente que me ha mentido durante meses en los cuales me ha pedido dinero para su apartamento nuevo porque ella no trabaja ni ganas que tiene? Puedo contarte eso, cara de mierda engominada. Puedo contarte eso y que estoy hasta el culo de sentir que me viene una depresión encima del tamaño del puto monte Everest. Que siento rabia interior a todas horas. Que cada vez que pienso en las horas y horas que he hecho durante estos meses para poder irnos a vivir juntos me dan ganas de tirarme a la via del tren, por ser tan tonto y haberla creido tanto. Puedo contarte, señorito mierdas de pelo engominado, las noches sin dormir, las heridas de las manos y los cortes en los brazos, los sueños perdidos, las ilusiones rotas. Ver que mi amigo se ha convertido en mi enemigo, en un rival, en un insulto. Que me ha perdido el respeto para poder saciar el calor de su entrepierna tendiente a la eyaculación precoz. Y que prefiero matarme trabajando que estar en la calle y ser la comidilla de ellos o la pena de mis amigos. Que aquí dentro todo tiene orden para mi, sé lo que tengo que hacer y nadie me lo cuestiona. Te lo podría contar, claro que sí. Te lo puedo contar, mamón. Podría. Pero te dejo con cara de gilipollas, que en el fondo es lo que eres. Y no te digo nada, porque soy enormemente más inteligente que tu. Porque no te lo mereces. Porque te trato con el desdén que merecen los iletrados, los tontos de baba y los mezquinos. Cómprate una máquina que me lea el pensamiento y luego ya lo veremos.
-Me apetece. No es un tema económico.

Manjón saca la cara de póker. Yo la mía. No tengo que esforzarme. El personaje que tengo enfrente no merece la pena. Luego tira de discurso sobre producción, compromiso, paz laboral, sindicalismo reivindicativo, la poca necesidad de gente en determinados puestos y un montón de argumentos más que tienen el mismo valor que mis deposiciones intestinales. Evidentemente el papel que ha ejecutado ha sido tan patético que casi me causa risa. No insisto. Sé que está a punto de venderme un favor. Y luego acepta. Con condiciones. Sólo un mes. El puesto será malo: “bloque Avant” Camino y su pestilencia vuelven al ataque. Nadie se hace rico trabajando. Es evidente.

Salgo del despacho. Digo adiós al hipócrita y Camino ya me espera. “Bloque Avant”. Cada pieza pesa cerca de veinte kilos. Paso de rueda y enganche a bastidor. Treinta y seis puntos de soldadura. La pinza de soldadura RPS pesa cerca de once kilos más que manejar. Un minuto y veinte segundos por pieza. Coloco las piezas en la maqueta. Me ha dolido la espalda. Ya contaba con ello. Camino mira. Cierro las presas. Un punto. Chispazo. Otro punto, chispazo. Otro más. Veo a Lito. En mi mente veo su cara. Falso. Eres un mentiroso. Traidor. Punto de soldadura. Veo su cara. La pinza de soldadura se expresa por mí. Punto. Chispazo. Los veo, bailando en la disco mientras yo trabajo para montar la casa con Sandra, Los veo entre la multitud. Os he visto cabrones y vosotros a mi no. Punto. Mil chispas. Gota de aceite en la chapa. Escoria de soldadura. Proyección. Los ví bailar, pensaban que estaba durmiendo. Payaso. Soy un payaso. Chispa en la cara. Las gafas se han llevado la proyección. Lito, yo que te traté como un hermano cuando murió tu hermana, yo que enseñé a conducir, que te llevé a todas partes conmigo. ¿Tanta necesidad tienes de un coño que vendes a un amigo por él? Chispa, chispa… punto. Otro punto. Ella no vale nada. Empiezo a sudar. Chispazo. Punto. No vales nada. Eres un traidor. Chispazo. Punto. Traidor. Punto. Traidor. Traidor. Punto. Ella no vale nada. Chispazo. Ayer tiré su anillo en la playa de los Olmos. El sol metiéndose en el mar dibujó ondas naranjas en el agua. Vaya mujercilla tan patética…Y veinte chispazos más. Y el odio fluyendo por la sangre. La casa, el ático soñado, todo se desvanece.

Un minuto. Debe ser algún tipo de récord. Camino me mira incrédulo.
- Haz doscientas más y luego te puedes ir a casa.

Y agarro otra pieza. Y me vuelve a doler la espalda. Los pulmones chirrían pese a la máscara. Una pieza. Treinta y seis puntos. Uno… chipazo… odio. Te lo di todo. Dos… chispazo… te olvidaré. Tres… chispazo… mi amigo no era mi amigo. Cuatro…. Ella nunca valió nada… treinta y seis puntos…

miércoles, 1 de octubre de 2008

Oporto, de nuevo.

Viajar tiene esos momentos. Los hay mejores, y evidentemente hay otros peores. La suerte subyace en privilegiar a los primeros sobre los segundos. Y eso, precísamente eso es lo me pasa a mi con Oporto.

No es dificil, si uno deja libre la imaginación, visualizar como eran las orillas del Douro -Duero para los castellanos- en siglos pasados. Evidentemente, toda la fiebre turística que corrompe los lugares hace mucho tiempo que llegó a la ciudad, pero el río en sí sigue guardando secretos y nos sigue contando las verdades de una cuidad que es todo lo que otras quisieran.

Evidentemente con Oporto,  tengo una especie de historia a medias. Se junta el amor, la añoranza, lo típico, lo tradicional, lo oculto. Todo en una ciudad tan grande y cosmopolita, como rural y típica. Una mezcla de antítesis que hacen precisamente que aumente su encanto.

Para recorrer Oporto hay que empezar en la orilla del Douro aunque la lógica dicte lo contrario. Calles empinadas no ayudan precisamente al paseante. Pero una excursión desde la Baixa de Oporto hasta arriba, a lo alto de la Catedral es muy recomendable. Tonifica y si no hace demasiado calor uno puede sentir el agradable ambiente de la brisa ribereña subiendo por las calles de la zona antigua.

En otros lados de la misma zona, podemos contemplar edificios en estado realmente preocupante. De todas formas, el esfuerzo por mantener y restaurar el casco antiguo es encomiable. Ire paseaba su barriguita con salero mientras el resto de nosotros nos dirigíamos al mercado de flores y frutas. Un edificio recomendable en cuanto a la visita. Los puestos parecen colgados en medio de un antiguo patio que me recuerda a un Covent Garden a la antigua usanza. Su encanto es evidente.

Comer en Oporto es bastante sencillo. Goza de alguno de los mejores restaurantes del tercio norte del Pais. Tanto el Cafeina, como en D'oliva son buenos ejemplos de cocina cuidada, un esmerado servicio -algo que en otros lados deberían aprender- y un ambiente más que agradable.

viernes, 19 de septiembre de 2008

El Tercer Corazón.

Se oye por el ultrasonido. Suena como una locomotora. Tiene la misma fuerza, la misma cadencia, la misma intensidad. Casi da miedo. El tercer corazón que nos une. La mágia echa tecnología. Dentro de un vientre, suena rápido e increible. Un truco tecnológico. Saluda, se mueve. Esta vivo. Es único. Se mueve, míralo. Dios, quiero llorar. Es increible. Somos un milagro: el milagro de la vida. Ya te digo, de ahora en adelante que pronto seremos tres. Tres corazones en la vida. Somos uno y somos tres.

Vive ahí, dentro de nosotros. Somos nosotros. Es nosotros. Y todo lo que él o ella es, es parte de nosotros mismos. Es nuestro regalo. El regalo de una nueva vida que intentará hacer mejor el mundo. Lo cuidaremos, lo amaremos. Y ese corazón de tren expresso, ese corazón escuchado por ultrasonidos, ese corazón mágico será parte, unica e indiscutible del amor.

Resuena fuerte, corazoncito. Pronto estaremos juntos. Ya sabes que somos tres. Para siempre.

martes, 9 de septiembre de 2008

CAFÉ CON TOSTADAS PAYESAS

Os dejo aquí un pequeño relato de un librito que estoy haciendo en mis ratos libres (escasos, escasísimos ratos ).
Tal y como os anuncié, estoy escribiendo un compendio de cosas al que voy a titular "DIORAMAS". No son si no reflexiones en voz alta de momentos y escenarios en determinados momentos. Esto va como adelanto del mismo, que será publicado íntegramente en este blog, para que vosotros mismos podaís decidir si os gusta o no.
***





CAFÉ CON TOSTADAS PAYESAS

Veo un mar azul enorme. Me cubre el techo de cañas del chiringuito. Sombra fresca. La cala ya tiene actividad, pese a ser temprano. Unos cuantos turistas alemanes revolotean alrededor, entre la arena y las piedras. El agua de la cala es tan azul, tan azul. Me asustan esos cuerpos blanquecinos de los teutones revolcándose entre la arena y el agua cristalina. Estoy sentado en una mesa, una mesa de madera tosca, marinera, El chiringuito es cuadrado muy cuadrado, como las típicas casas payesas., blanco y cubierto por la sombra de las cañas, que hacen las veces de emparrado. Me preguntaron hace un rato si quería desayunar. Y miré el mar azul, tan azul como nunca lo había visto. Y un cielo azul enorme, gigante como la palma de la mano eterna de Dios. Y dije “Sí”. Quiero desayunar. El tiempo es lento y hermoso. Las hamacas y tumbonas de la playa empiezan a bullir. La chica rubia de antes me trae el café. Enorme, rico, cremoso café con leche con crema. Y unas gotas de crema de whisky, por supuesto, para darle un extra de tonificación a la mañana. ¿Quiere tostada? ¿Una o media? Otro invento ibicenco desconocido para la mayoría de la gente. Tributo a la caloría desmadrada. Quiero una. Una entera –es decir, realmente son dos- Al rato vienen. Hechas al horno. Que cosa, que invento. Extiéndase jugo de tomate natural sobre medio bollo recién hecho de pan tipo baguette. Después échesele un poquito de sal. Acto seguido póngase queso parmesano o “Mozarella” . Finalizamos la operación regándolo con orégano y metiéndolo al horno hasta que el queso se funda y el pan empieza a tostarse. Jugoso, cremoso, divino, excesivo. Un invento increíblemente rico. Bienvenidos a la gastronomía mañanera del Mediterraneo. Miro la cala, la tostada huele y desprende aroma loco a desayuno excelente. Calor, empieza el calor a volverse insoportable. Al otro lado de la cala está el hotel, lleno de alemanes, que cada noche siguen haciendo el mismo ritual de siempre. Los veo cada mañana, medio dormidos, resacosos, tirados en las tumbonas. Sofocando el calor con agua o cerveza. Al fondo, un velero pequeño, con las velas blancas como sábanas recién lavadas, enfila el oeste, buscando probablemente alguna otra isla. Estoy bien. Este es un buen momento. Ya habrá tiempo de pensar en la soledad, en la factoria, en las traiciones y en los amoríos a deshora., en la vulgaridad. Pero no hoy. No ahora. Este momento es perfecto. Es simplemente increíble.

La chica de las tostadas me mira. Guiña un ojo. No es seducción, es simple cortesía. Me siento bien. Nada necesito ahora. Mi mundo es un rincón maravilloso donde se mezcla la armonía con el aroma de café, el sabor particular de la crema de whisky, y el sol cubierto por un tejado de cañas ibicencas. A mis pies, a escasos quince metros, el mar, salvando el desnivel de unas piedras blancas. Luego viajaré por debajo del agua. Me fundiré con este mar tan caliente, buceando bajo las olas escasas. Reptando junto a las piedras. Soy uno con el agua. En medio del agua, y debajo de ella.



La mirada se ha perdido durante un instante. A lo lejos, en el mar, la mirada se sostiene. Pienso en vivir. Todo acaba en el mar. La chica de los ojos lindos, la camarera, recoge el plato y el tazón de café ya vacío. Deslizo una sonrisa. Y ella otra. También ha sido un momento hermoso.

Café con tostada ibicenca. Tostada payesa. Llámesele como se quiera. Uno de los momentos de la felicidad. ¿Quién dijo que no existe?

domingo, 7 de septiembre de 2008

Se alquila piso

Escrito Por IRENE 

Se alquila piso.

"Aviso: Hermoso departamento, de gran categoría, bien aislado, confortable, independiente, se alquila por nueve meses a inquilino serio. Pensión completa. Se admiten niños. Visitarlo a cualquier hora. No es necesario pedir entrevista".

Así empieza el libro de Willy Breinholst, “¡Hola, aquí estoy!”, que terminé de leer hace tan solo unos días y que con mucho sentido del humor, es la historia de un bebé contada por el mismo, durante los nueve meses hasta su nacimiento.

La verdad es que nosotros tuvimos suerte. Desde que pusimos el anuncio, el piso se alquiló enseguida. Ahora hace 3 meses que tenemos inquilino. Por el momento, es tranquilo, apenas se le nota. Salvo unos cuantos mareos y vómitos al levantarme, los cambios del cuerpo todavía se notan poco. Veremos cuando vaya ganando confianza…. Pronto hará una semana que fuimos a verlo por tercera vez. Y los cambios desde la primera (recién instalado) han sido monumentales.

El 18 de julio apenas medía 9 mm, como un haba; el 21 de agosto, medía ya 5 cm, como una croqueta (siguiendo con las analogías con la comida), y pudimos escuchar por ultrasonidos el latido de su corazoncito. Se nota que empieza a sentirse a gusto ahí adentro porque comienza a moverse y levantó una mano como queriendo saludarnos.

Como aún no sabemos si es niño o niña, y todavía no le hemos elegido nombre, en este tiempo le hemos puesto apelativos diferentes que le cambiamos a medida que aumenta de tamaño: comenzó siendo un haba, para convertirse en cacahuete, y desde el 21 de agosto, le llamamos croqueta, aunque probablemente a estas alturas sea ya una croqueta bastante grandecita.

Aunque ahora parece que lo peor ya ha pasado, no puedo evitar continuar preocupada constantemente. A pesar de que mi marido, la familia y los amigos me repiten constantemente que no debo hacerlo, y sé que el inquilino no es de cristal, no puedo evitar pensar que cualquier cosa que yo haga puede hacerle daño. Supongo que es la inexperiencia y el miedo de ser primeriza. Esta noche no pude dormir, y no dejé de pensar si él notaría mi inquietud de algún modo. Soy demasiado nerviosa, siempre lo he sido. Me afectan demasiado las cosas que pasan y las personas que me rodean. Incluso ahora que tengo alguien en quien pensar…

En fin, supongo que en cuanto se vaya moviendo un poco más, me mostrará sus sentimientos del modo más expresivo posible: a patadas. Imagino que entonces sí sabré cuando le estoy molestando. Según me han explicado, empezaré a notarle, a partir de las 20 semanas, probablemente en ese momento, podrá sentirse su corazón apoyando la cabeza en la barriga.

Es increíble como una experiencia que han vivido gran parte de las mujeres que nos rodean, nuestras abuelas, nuestras madres, nuestras hermanas o cuñadas e incluso nuestras amigas, puede hacerte sentir como si fueras la primera, o tal vez la única, en vivirla. El saber que juntos hemos creado algo nuestro, y verle crecer sabiendo que forma parte de nosotros nos hace sentir especial.

¡ Ya tengo ganas de conocerle y saber quién es.!

jueves, 31 de julio de 2008

Ensoñamiento

Anda el stress de nuevo por estos lares y de nuevo, a modo de descontaminación, empiezo a idear sitios donde poderme perder un rato y de paso que el amigo stress me pierda la pista. Ayer estaba pendiente de mil cosas en el trabajo, y la verdad es que pienso que me estoy perdiendo otras mil importantísimas en mi vida.

Que demonio. Quien me diga que no necesito unas vacaciones es que me dan ganas de matarlo.

Ayer,durante un instante, recorde a Ire en las furnas, con sus pies de niña pequeña en la arena, moviéndose de un lado para otro. La verdad es que no hay nada como poderse perder durante un momento. Luego el teléfono sonó y me quedé con cara de tonto. No hay remedio. Intentaré aguantar hasta las vacaciones.

Por cierto, la semana pasada esta página cumplió un añito de vida. Lo cual no debe dejar de celebrarse como es debido.

lunes, 28 de julio de 2008

El Estío eventual

Este verano no hay vacaciones. Alguno dice que incluso en el carácter se me está notando la falta de descanso veraniego. Puede ser.

Y es que descansar a deshora -que es lo que supuestamente intentaré hacer este año- no debe cundir demasiado a gente como yo. Va a ser el primer verano en muchísimo tiempo que trabajaré todos los meses, incluido Septiembre. Una pena.

Cuando estuve en Nueva York me pareció fascinante viajar en Septiembre. El tiempo suele acompañar, no está todo abarrotado, tienes mejores ofertas en los viajes y siempre uno se encuentra más suelto, más a gusto, más libre. Este año, hasta Octubre, no tocará volver a viajar. Y lo echo de menos. Cuando alguien me muestra fotos de sus vacaciones, en el fondo siento auténtica envidia. El sur y el levante llaman a la puerta. Son mis nostalgias. La búsqueda de nuevos Dioramas donde incluirse uno mismo y retener en el recuerdo para siempre. Este año, en el bochornoso calor de Agosto, sólo me quedará recordar Sicilia, Catania, Ibiza,Benirrás y el puerto de San Miquel, New York y la calle 18, el soho, A costa da Morte, la casa que nunca alquilamos en O pindo. Me quedará todo eso, todos los anhelos y esperanzas conjuntamente con las frustraciones. Todo eso retenido en la memoria. Sobrecarga mental mientras el nudo de la corbata estriñe mi cuello manchado de sudor. Y pensaré, metido en mi despacho, que estoy mirando una cala mediterránea. La imaginación al poder.

lunes, 14 de julio de 2008

Espiando que es Gerundio

Lamentablemente, los temores de que cada vez se controle más internet, empiezan a fundamentarse con el día a día.

Por desgracia ahora le ha tocado a YouTube, que ha sido requerido para que informe de las Ip origen de las subidas de vídeos, para evitar la violación de derechos de autor, y para informar a las autoridades en caso de necesitar dicha Ip con fines policiales, en caso de que lo subido al servidor sea constitutivo de delito o necesario para indagaciones probatorias. Por ejemplo, todo aquel que haya subido un vídeo conduciendo a gran velocidad, que se prepare, porque a partir de ahora, los señores de la división de delitos tecnológicos se lo van a pasar bomba averiguando desde dónde lo has subido y visitándote en casa.

Menos mal que todavían quedan cibercafés donde poder navegar de forma casi anónima.

miércoles, 18 de junio de 2008

Terrores míos de Cada Día

Probablemente ni mi madre, ni mi padre y menos aún mi hermano me creyeron cuando lo sufría. No cabe reproche. Por aquel entonces no puedo decir que yo fuese muy comunicador. Ni pretendía serlo. Probablemente porque en cierto test psicológico que me hicieron rondando los 13 años, alguien decidió que yo no era demasiado inteligente. Probablemente ese alguien, que simplemente cumplía la función de evaluación de determinado tipo de pruebas, no era consciente de todas las circunstancias que rodeaban al elemento de su evaluación. En este caso, yo mismo.

Parafraseando célebremente a Ortega y Gasset: uno es uno mismo y sus circunstancias. El señor del test, supongo que ni lo sabía o ni le importó. Y eso es lo que sucedía durante ese lapso de tiempo en mi vida. Que a nadie le importaban las circunstancias que me rodeaban. Y no solo a mí, si no a unos cuantos que vivieron la misma situación que yo. Los hijos de la mala suerte.

Lo dije una vez no hace mucho tiempo: desde los diez hasta los trece años no recuerdo un solo día en mi vida que fuese feliz, o meridianamente feliz. Ni uno. Yo era un tipo gordo, gracias a Santamaría de la Cortisona –madre del asma y del pulmón; ruega por nosotros, pecadores- que se sintió maltratado psíquica y físicamente por parte de los profesores y sobre todo de los compañeros de su clase. Niños obesos del mundo: ser gordo es un delito. Un completo asesinato de las buenas formas y las buenas maneras.

Súmenle los dientes torcidos, un carácter introvertido, un total desapego por las tendencias más horteras del alma –inclúyanse esnifar pegamento, fumar, y mirar tías tal y como su madre las trajo al mundo- y tendrán ustedes una aproximación a lo que era un seguro calvario. Si eres diferente –o simplemente inadaptado a las circustancias, que tampoco hay por qué colgarse el cartel de “especiales”- en un colegio como era en aquella época los Salesianos, eras un paria. Carne de cañón.

La tortura empezaba pronto, a eso de las nueve de la mañana. Llegabas y enseguida el simpático de turno te empezaba a hacer la vida imposible. Bien fuese mojándote los zapatos en una ducha, bien plantándole fuego a tus pantalones, revolcando tus apuntes en mierda (entiéndase mierda como deposición humana), pinchándote otra y otra vez con un compás en la espalda hasta embadurnar tu camisa en pequeños orificios sanguinolientos, tirarte fibra de vidrio en la espalda, escupiéndote a las primeras de cambio, robándote cosas. Todo ello con la anuencia y el silencio cómplice de los “educadores” responsables. Y pongo entre comillas lo de educadores, porque las circunstancias no eran las más favorables para encontrar refugio entre ellos. Nadie se preocupaba por nosotros. Los días eran monstruosamente largos, terriblemente anodinos y terribles. Tan solo había el debido respeto por una parte, la nuestra –la mía- y la falta de dedicación y apoyo por la suya. Recuerdo que por aquel entonces nos vendían muy bien la moto. Mis padres pagaban 485 pts por mi plaza en un centro totalmente concertado. La dirección del centro decía que lo que daban por alumno no cubría los gastos. La pregunta que me hago es si la inspección de educación sabía de esos tejemanejes y si eran en forma alguna legal. Decían que los que no estudiábamos, (no recuerdo un profesor, ni uno, que realmente se preocupase de por qué un porcentaje realmente alto de la clase estábamos perdidos en la mayoría de las materias) éramos algun tipo de ladrón: realmente estábamos robando plazas al centro para “niños que sí lo merecían”. Pandilla de sinvergüenzas. Atajo de cobardes. Mangantes de fondos estatales: Alguien debía decirles a esa gentuza vestida de educadores que la educación es un derecho fundamental y que encima el estado les estaba pagando para ello. Que buenos son los padres Salesianos, que buenos son, que nos llevan de excursión.

La anuencia dentro del centro a la violencia y al maltrato por parte de los compañeros por parte de los responsables del mismo, al día de hoy, rayaría lo delictivo. Por aquel entonces, el silencio era la única respuesta. Ante la amenaza: silencio. Ante el maltrato: silencio. Ante la calumnia, la injuria, el despotismo la respuesta era siempre la misma: ese condenado silencio. O el hipócrita “son cosas de muchachos”. Curioso: la primera navaja que me intentaron clavar en mi vida me la mostró un compañero de clase, con un sugerente “te voy a dar un moje en las cachas en cuanto te pille”. Y doy fe que lo único que se interpuso entre su navaja y yo fue la habilidad de escaparme por los pasillos antes de tiempo.

Ahora, con muchos años encima, lo veo de forma diferente. Y es que las circunstancias han cambiado considerablemente. Ahora a eso se le denomina con un anglicismo llamado “Bulling” y encima está penado por ley. Hoy en día la educación pública ya no es un caballo de batalla feo y patético. Es la verdadera sostenedora de la igualdad.

También supongo que mis maltratadotes han envejecido y han crecido. Los unos, si ahora mismo leyesen este blog, jamás pensarían que aquel tipo al que tantas veces humillaron sería hoy en día el que es. Ni tendría tampoco tan vívidos los recuerdos. Es cierto: los niños son crueles. Los adolescentes lo son más. Mis “educadores” también perviven en mi recuerdo. Son algo que tengo demasiado presente. Fueron los mismos que me tildaron de tonto en cierto test. Para ellos guardaré eternamente mi desprecio. Tuve grandes profesores en mi vida. Pero ninguno de ellos puede entrar en esa categoría. (Que triste que un maestro sea recordado de esta manera, cuando generalmente siempre sucede de modo contrario)

El mismo desprecio que me producen los tontos de baba y los iletrados.

Dentro de cada uno de nosotros vive un niño. El mío es un niño maltratado por un silencio cómplice dentro de un colegio Salesiano. Y hoy, por haber escrito estas letras de denuncia, sonríe un poco más feliz. Al menos el silencio se ha roto para siempre. De nada.

lunes, 9 de junio de 2008

Un Estado "Protector"

Vuelvo al tema de la SGAE -sí, ya sé que me hago repetitivo- porque no deja de ser sangrante la enorme cantidad de hipocresía vestida de izquierdismo descafeinado que se está vertiendo "soto voce" sobre lo que algunos supuestos iluminados de la creación artística consideran su coto cerrado.

 

Debe ser que lo demás no somos creadores. Y encima ni cobramos ni pretendemos hacerlo.

 

Me llegan, vía Angeloso, nuevos ecos sobre denuncias de la SGAE -esa especie de "Murder Incorporated" de Torquemadas de saldillo de la creación informática- sobre creadores de programas informáticos de redes de compartición. Como se dice en mi tierra "Manda truco". Debe ser que los creadores buenos son ellos y los demás son los malos de esta película. Resulta que si haces un programa de compatición de archivos eres un pirata informático y una persona que busca lucrarse (manda truco, nuevamente) de los archivos que compartes con otros vía internet.

Es indignante.

En este país agobiado por impuestos, agobiado de presión fiscal, con la gasolina y el gasoil más altos de Europa, resulta que ahora hay que "proteger a los creadores e intelectuales conforme a la ley de derechos de autor"

En un articulo de libertad digital (reconozco que siento algo de debilidad por este periodico On Line) uno de sus cronistas lo decía claramente: La evolución es inevitable. Los mamíferos han llegado al mundo de los dinosaurios y estos siguen sin enterarse.

En un articulo de esta Web, escrito con más o menos fortuna hablé en alguna ocasión del encarcerlamiento de la información en el pasado. Lamentablemente, demasiada gente sigue sin querer darse cuenta de los cambios operados en esta nuestra sociedad. La información fluye libre por la world wide web y eso nos convierte, a su vez, en personas un poco más libres.

Lo que no deja de ser vergonzoso es el posicionamiento de la maquinaria del estado en toda esta problemática. Es evidente que los poderes estatales se han aliado con los que tradicionalmente se han considerado “progresistas”. Esos artistas que han ganado millones –y siguen ganando- haciendo lo que les gusta; siguen acusándonos a todos de delincuentes a base de un canon que bien puede entenderse como un impuesto revolucionario. Lo hacen con la anuencia del aparato del estado, puesto a su servicio para seguir amasando cantidades ingentes de dinero, mientras el ciudadano medio sigue acosado por tasas, impuestos y cánones allá por donde quiera que van.

Pero vamos a ver… ¿Quién debería estar protegido aquí? ¿Un señor que gana millones haciendo lo que le gusta o el pobre tipo que le cuesta llegar a fin de mes? ¿Quién debería de contar para el estado, un artista que gana ingentes cantidades de dinero o por el contrario el tipo que tiene una hipoteca que se le ha multiplicado por dos en menos de un año? ¿A quien hay que echar un buen cable, a Bisbal, con su yate, sus casas, sus inversiones, a Teo Carralda, con sus inversiones inmobiliarias, sus estudios de grabación, sus royalties, sus derechos sobre bandas sonoras o bien al que se está a punto de quedar en el paro, al que tiene dos hijos y un sueldo mileurista? ¿Qué coño es esta cosa llamada estado? ¿Para qué sirve? ¿Para esto? Si es así, mejor lo dejamos. Le ponemos una piedra y lo tiramos al mar.

Voy a hacerles un favor a todos los de la SGAE. Señores, despierten. Háganse un favor y percátense de que los tiempos han cambiado definitivamente. Que su canon es la mayor cacicada y falacia que un gobierno (que se autodenomina progresista) puede hacer para retrasar lo inevitable. Que han desvariado ustedes. Que se están quedando solos y de paso se están cargando la industria de consumibles tecnológicos de este país. Que no se puede denunciar a una persona por crear un programa, como no se puede denunciar a alguien por fabricar una navaja. Que sus tejemanejes con el dinero de todos –de todos- que ustedes obtienen a traves de las prebendas de este estado ya están a la luz y que se ha visto que la mínima intención de todos sus actos es proteger a los artistas. Son ustedes una oligarquia millonaria que intenta sacar fruto y provecho a base de Juan Pueblo. Y Juan Pueblo, está más que harto de chupasangres. A algunos no nos queda más remedio que aguantarles (los politicos). Pero más vampiros no necesarios.

Nota: El que escribe esto también se considera un artista. Nadie en toda su vida le ha dado un duro por esto que hace y no se le ocurre pedir nada a nadie. Esta web es de contenido totalmente libre y se puede usar para el antojo de cada uno, siempre y cuando se cite al autor del mismo. A ver si aprenden ustedes un poco.

Os dejo una serie de links que no tienen desperdicio.
Noticia 1
Noticia 2
Noticia 3
Noticia 4

jueves, 5 de junio de 2008

Más Noticias y Novedades

Fondoblog

Como se puede observar, seguimos en pleno proceso de cambios en cuanto a imagen y formato. Ahora mismo estoy usando una nueva plantilla -En formato HTML- que da un poquito más de libertad a la hora de configurar el blog. Realmente da un poco más de trabajo, pero por los resultados creo que merece la pena.

Más novedades: hemos contratado un espacio "SkyDrive" para que podais descargar directamente todo lo que por aquí se me ocurra. En breve estará a vuestra disposición. Estamos trabajando para poner enganches directos  a vídeos y servidores de imagenes y probablemente en breve esté ya disponible el servicio.

En cuanto a este rosario de cambios se refiere, no dudeis en hacerme llegar los comentarios que sean necesarios para mejorar.

 

Por otro lado, en breve tengo pensado (si el tiempo escaso que tengo lo permite) actualizar un relato que hace tiempo que empecé y que será "posteado" o enganchado aquí por entregas. Promete ser divertido.

miércoles, 4 de junio de 2008

Doble Moral

Hay días en los que es mejor no leer el periódico. Ni siquiera las ediciones digitales. Uno se ruboriza y hasta se escandaliza de los entresijos del poder.

Nuestro estado, incluido el poder judicial, hace algunas veces alardes de auténtica hipocresía en aras de de supuestas buenas causas. El problema de las buenas causas es que sirven de excusa y de asentamiento de precedente para la manipulación de los ricos y los poderosos; manipuladores estatales que buscan no un bien común , si no un beneficio propio y el acceso a más hilos de poder.

Pongo una noticia que ha salido en el diaro 20 Minutos, hoy por la mañana. Se ha hecho eco de ella Angeloso en su web, y por lo tanto yo me hago eco también de la noticia.

El Tribunal Supremo (TS) ha establecido en una sentencia que los datos que circulan a través del programa eMule se convierten en públicos para los usuarios de Internet y no están protegidos por el derecho a la intimidad ni el derecho al secreto de las comunicaciones, por lo que la Policía puede acceder a ellos.

La Policía podrá rastrear datos por eMule en su función de perseguir delitos y detener a los delincuentes que los cometen.
La sentencia avala los rastreos informáticos del equipo de Delitos Telemáticos de la Policía Judicial de la Guardia Civil en Internet y anula una de la Audiencia de Tarragona que absolvió de un delito de facilitación de la difusión de material de pornografía infantil a una mujer usuaria de eMule de Pineda (Tarragona). Ésta realizó búsquedas de archivos y algunos resultaron contener pornografía infantil que borró de su ordenador y que detectó la Policía. La resolución de la sala de lo penal del TS estima el recurso del fiscal contra la referida sentencia, que absolvió a María del Carmen G. tras declarar nula la prueba en que se sustentaba la acusación por estimar vulnerado el derecho al secreto de las comunicaciones.
Quien utiliza un programa P2P, en nuestro caso eMule, asume que muchos de los datos se convierten en públicos para los usuarios de internetEl Alto Tribunal ordena a la Audiencia de Tarragona que dicte otra sentencia, condenando o absolviendo a la acusada, en la que se tenga en consideración como pruebas legítimas las que declaró nulas. Para el Supremo "al verificar los rastreos la Policía Judicial estaba cumpliendo con su función de perseguir delitos y detener a los delincuentes que los cometen, siendo legítimos y regulares los rastreos efectuados". La Guardia Civil en octubre de 2005 aprovechó la celebración en Sevilla del IV Foro Iberoamericano de Ciberpolicias para iniciar búsquedas en Internet rastreando las redes de intercambio de archivos para averiguar aquellos usuarios que descargasen o compartiesen archivos con pornografía infantil. En base a dichos rastreos realizados sin autorización judicial obtuvieron un listado de claves de acceso que los proveedores de servicios de Internet asignan a cada ordenador en el momento en el que se conecta a Internet que permiten identificar el número telefónico desde el que se produce la conexión. Dicho listado fue presentado en un juzgado de Sevilla al que reclamaron una orden para que los proveedores de servicios de internet identificasen al titular de las referidas claves. Así, se acordó la entrada y registro en el domicilio de María del Carmen G. y se le intervino su ordenador. La mujer usaba eMule para obtener archivos de fotografía, música y películas, cuya selección efectuaba introduciendo palabras clave como "bebés", "mamás", "papás", "niñas" o "mamás con bebés", "sin que quede acreditado que pretendiera obtener a través de dichas búsquedas archivos que contuvieran pornografía infantil". "Quien utiliza un programa P2P, en nuestro caso eMule, asume que muchos de los datos se convierten en públicos para los usuarios de Internet, circunstancia que conocen o deben conocer los internautas, y tales datos conocidos por la Policía, datos públicos en Internet, no se hallaban protegidos por el artículo 18-1º ni por el 18-3 de la Constitución", concluye.

Aparte de la causa que es totalmente lícita y que apoyo a perseguir desde cualquier ámbito de la red... ¿no es una excusa perfecta para saltarse un mandato y un derecho consititucional?


sábado, 31 de mayo de 2008

Confortably Numb -Cómodamente insensible-

Estos días he estado reescuchando "The Wall". En sí mismo, The Wall -como obra- puede dar para mucho. Podría escribirse todo un blog sobre la obra the Pink Floyd y aún así no llegar hasta el núcleo central del propio trabajo. He llegado a la conclusión de que tiene una perspectiva íntima, propia y personal. Lo importante es lo que le hace sentir a cada uno. A fin de cuentas, inequívocamente, nos podemos ver reflejados en muchos de los temas. Es lo curioso y lo mágico de las composiciones de Waters y compañía. En el fondo, todos tenemos algún ladrillo de ese muro mental.
Hoy quiero mostrar un poco lo que significaba dentro de ese muro un tema en concreto, sobre el que tengo pensado en breve hacer un vídeo desde un punto de vista personal e intimo.
escanear0001
Confortably Numb habla sobre un "estado mental" que varios hemos pasado en algún momento de nuestra vida. Ser confortablemente insensible ayuda en determinados instantes. Y no puede ser una sensación ajena, puesto que -dentro de este deambular errático que me ha tocado en este planeta- alguna vez lo he sentido en carne propia.
Para una generación, como la mía, criada en carne viva de rock 'n roll, es un acercamiento casi paralelo a las sensaciones que Dante describia en la Divina Comedia. El muro, en general, es una hoja de ruta sobre sensaciones que pueden ser muy conocidas para algunos psicoanalistas.


http://es.youtube.com/watch?v=YQWszrZHBPI

jueves, 22 de mayo de 2008

Bajo la luz Sonrosada

Se despierta Santiago después de semanas de lluvia con unos tímidos rayos de sol. No es sencillo vivir aquí. Pero destila tanta hermosura por los cuatro costados que es imposible no darse cuenta y no dejarse empapar por la belleza que cae por las cuatro esquinas. Hago reflexión cafeínica. Echo un vistazo alrededor. La luz es hermosa. Siempre adoré la luz de Santiago en Primavera. Es única. Los lugares, todos ellos, tienen una luz especial, pero el caso de esta ciudad es excepcional. Por algo le llamaron el campo de las estrellas. Si uno contempla como está el mundo por ahí delante, se da cuenta que vivir en Santiago es como hacerlo en el Lothlörien de Tolkien. en un mundo que algunas veces parece empeñado en destruirse y volverse negro como la ceniza, Santiago permanece inmutable alrededor, conservando su belleza secular y su alma de pueblo, donde todo el mundo se conoce y donde todo el mundo sabe. inmutablemente tranquilo bajo la luz sonrosada de la mañana.

miércoles, 14 de mayo de 2008

Objects In The Rear View Mirror May Appear Closer than They Are.


Para los que no sean anglo-parlantes: "los objetos en el retrovisor pueden parecer más cerca de lo que están" Empecé a escuchar a Meat Loaf y Jim Steinman tarde. Pero esa espera merecía la pena, por lo que he vivido conjuntamente había fallecido hacía poco tiempo cuando lo escuché por primera vez, y por tanto me sentí muy identificado con parte de su primera estrofa. Siempre que lo escucho me recuerda a el. Y en cierto modo me gusta. Aunque en si misma la canción es mucho más: Una de las canciones más emotivas del disco, además con fragmentos basados en la propia existencia de Meat Loaf. Relata la vivencias de un niño que crece sin demasiadas preocupaciones junto a su amigo, hasta que el destino se interpone. Es nuevamente una canción de amor, una relación desesperada con una mujer y una relación fraternal angustiosa, la huida del nido materno para empezar una nueva vida. Que pena que en este país este tipo de fenómenos musicales pasen casi desapercibidos. No es fácil hacerle entender a la gente que el rock es una expresión cultural que merece la pena ser vivida intensamente.

Alguien, semanas atrás, me criticaba que últimamente en este blog hay demasiadas miradas hacia el pasado. No deja de tener razón, no deja de ser una verdad. Demasiado nostálgico y demasiado llorón. Será que es un axioma en mi vida. Miraremos menos al retrovisor y aceleraremos a fondo. A fin de cuentas, si la vida es una autopista, entonces el alma tan sólo es un coche... y los objetos en el retrovisor pueden parecer más cercanos de lo que están.




The skies were pure and the fields were green
And the sun was brighter than its ever been
When I grew up with my best friend kenny
We were close as any brothers than you ever knew
It was always summer and the future called
We were ready for adventures and we wanted them all
And there was so much left to dream and so much time to make it real
But I can still recall the sting of all the tears when he was gone
They said he crashed and burned
I know Ill never learn why any boy should die so young
We were racing, we were soldiers of fortune
We got in trouble but we sure got around
There are times I think I see him peeling out of the dark
I think hes right behind me now and hes gaining ground
But it was long ago and it was far away, oh God it seems so very far
And if life is just a highway, then the soul is just a car
And objects in the rear view mirror may appear closer than they are
And objects in the rear view mirror may appear closer than they are
And when the sun descended and the night arose
I heard my father cursing everyone he knows
He was dangerous and drunk and defeated
And corroded by failure and envy and hate
There were endless winters and the dreams would freeze
Nowhere to hide and no leaves on the trees
And my fathers eyes were blank as he hit me again and again and again
I know I still believe hed never let me leave, I had to run away alone
So many threats and fears, so many wasted years before my life became
My own
And though the nightmares should be over
Some of the terrors are still intact
Ill hear that ugly coarse and violent voice
And then he grabs me from behind and then he pulls me back
There was a beauty living on the edge of town
And she always put the top up and the hammer down
And she taught me everything Ill ever know
About the mystery and the muscle of love
The stars would glimmer and the moon would glow
Im in the back seat with my julie like a romeo
And the signs along the highway all said, caution! kids at play!
Those were the rights of spring and we did everything
There was salvation every night
We got our dreams reborn and our upholstery torn
But everything we tried was right
She used her body just like a bandage
She used my body just like a wound
Ill probably never know where she disappeared
But I can see her rising up out of the back seat now
Just like an angel rising up from a tomb
And objects in the rear view mirror may appear closer than they are
And objects in the rear view mirror may appear closer than they are
She used her body just like a bandage
She used my body just like a wound
Ill probably never know where she disappeared
But I can see her rising up out of the back seat now

martes, 13 de mayo de 2008

Escaparse Detrás de una Mirada

Decía Manolo García -este hombre parece tan imprescindible algunas veces- en una canción que las miradas volaban, volaban negras detrás de una ventana y se iban corriendo detrás de los ojos de color azul. Es cierto: las miradas son tan propias, tan necesarias, tan llenas de la esencia de un ser que se convierten en imagenes perpétuas en el cerebro cuando se recuerdan. Me pasaba con quien más quiero, que es una especie de holograma constante en mi cerebro. Y ese holograma tiene una parte impresionante, sin duda alguna, que son sus propios ojos.

 

Los ojos son miradores permanentes hacia el alma. Nos traen la imagen de su esencia. La negra mirada de quien más quiero me trae siempre la paz. Siempre...

COMO QUIEN DA UN REFRESCO
Me detengo en las miradas,
me escapo detrás.
Son como bandadas de grises palomas.
Azules, rojas, de todos los colores.
Sólo busco refrescar estos calores.
Me detengo en las miradas.

 

Con los ojos que me miran
me puedo escapar.
Sólo busco fijar esos vivos momentos.
Miradas limpias o pálidas miradas.
Sólo busco alegrarme la mañana.
Te confieso que no atino
a encontrar la calma.
Nada ansío más
y es lo que menos tengo.
Se va el alma silenciosa por la ventana
detrás de algunos ojos azul sediento.
¡Ay! del que se enamora hasta en un desierto.
Dame descanso como quien da un refresco.
 
Tu mirada vuela. Vuela, calma, vuela.
En las calles es una flecha que alivia el tiempo de los poetas.
Tu mirada vuela. Vuela, calma, vuela.
En las calles es una flecha que alivia el tiempo de los poetas.

 

Me detengo en las miradas.
Me escapo detrás.
Busco en ese mar de miradas perdidas.
Azules, verdes, de todos los colores.
Son tan libres como libres son los hombres.
Me detengo en las miradas.
 
Que el amanecer me encuentra siempre despierto.
Que me desvela el hambre que de ti tengo.
Se va el alma silenciosa por la ventana.
Se va detrás del lucero de la mañana.
Dame descanso como quien da un cigarro
.
Tu mirada vuela. Vuela, negra, vuela.
En las calles es una flecha que alivia el tiempo de los poetas.
Tu mirada vuela. Vuela, negra, vuela.
Es la flecha que hiere el tiempo.
Que lo detiene, que lo hace espeso.
Que lo detiene, que lo hace eterno.

 

Tu mirada.
Tu mirada.

Los Cultillos

Explico el título antes de que alguien lo pregunte. Entiendo por cultillo a aquella persona que hace todo lo posible para excusarse en una supuesta posición de privilegio cultural para no dar palo al agua y hacernos creer que todos los demás somos una pequeña panda de torpes y míseros seres humanos -de alguna raza inferior, como los monos- que tienen que ganarse el pan con el sudor de su frente para sobrevivir. Es decir: dícese de todo aquel que se excusa en la cultura para ser un vago ilustre.

Los veo en todas partes. Cuando trabajaba de camarero, en cierto lugar de renombre social de Vigo, eran como una pequeña plaga de mariposas carroñeras que revoloteaban alrededor de un supuesto iniciado cultural. A mi en el fondo me parecían un montón de personajes patéticos. Todos aspiran a lo mismo: a "montárselo" en aras a subvenciones, a privilegios de diversa índole y lo que menos les preocupa es precisamente cómo o por qué medios. Si hay que aplaudir al político de turno, pues bien. Si el que da la subvención es el otro, pues también.

Cuando estuve metido dentro de este mundo, el hijo de uno de mis jefes había sido un personajito de estos que de vez en cuando salía en la televisión. No es que hiciera o hiciese algo de renombre, pero no hay nada como buscar la fama de forma inmediata. Es la excusa perfecta. A Carlos -así se llama- lo he visto deambular por la vida, sin rumbo y sin trabajar de una manera real durante los últimos diez años. Como él a otros muchos. Carlos decía que era impensable que él -que se autodefinía como artista (¿?)- pudiese trabajar en una factoría o en un negocio. Debe ser que los demás somos tontos.

El ejemplo antítesis sería mi amigo Yago: que escribió dos libros -uno de ellos apadrinado en un intento infructuoso de publicación por la propia Pilar Cernuda- mientras trabajaba conmigo en una fabrica durante más de ocho horas a un ritmo infernal. Y además de eso, se dedicaba en cuerpo y alma a su hijo y a su mujer. Ninguno de los antes mencionados le vería ni un sólo atisbo de mérito a todo lo que él hizo. A fin de cuentas los seres inferiores -entre los cuales, felizmente me autoincluyo- necesitan esta serie de cosas para sobrevivir. Los divinos las rehuyen como el gato huye al agua. Debe ser por eso que, afortunadamente, la gente, poco a poco , se está volviendo más y más atea. No cuajan bien las divinidades en un mundo donde el simple hecho de trabajar honestamente, oler a sudor honesto y bien ganado, abrazar a tu mujer y a tu hijo después de una jornada laboral, sigue siendo un acto sencillo y humilde. Como el mismo Jesucristo en sus tiempos. Fíjate que equivocados estaban los cultillos. Desmemoriaron que en la sencillez y en el buen trabajo estaban la belleza y la cultura.

Fingir es un arte. Vivir es el arte de las artes. Ser noble y honesto es, sencillamente, un milagro.

martes, 18 de marzo de 2008

Soñando Eivissa


Recuerdo Ibiza y los Levantes. Y el recuerdo me asalta el alma. La culpa –sin quererlo- es de gente que me cuenta sobre viajes y estancias en tierras levantinas. El otro día zanganeaba sobre las fotos de hace cuatro años. Las repasaba. Mentalmente volvía a los sitios, a los lugares. Volví a la cala y a la puesta de sol. Ibiza supongo que tuvo su momento. Ahora ya no es el que le corresponde. El recuerdo magnifica las cosas y las hace demasiado perfectas.

Me hago mayor y eso se nota. Tiene un determinado peso. Pienso en Benirrás y en lo vivido. El diorama se echa de menos. Lo vivido es imposible, puesto que ya forma parte de uno mismo. El Mediterráneo es un espejo azul tan ansiado y necesario como fugaz.

Echo de menos las tardes, las puestas de sol. El color extraño y vívido de las cosas. El olor del aire. El olor de las piedras calientes por el sol. Las risas, las playas, los tambores en la playa de Benirrás los domingos por la tarde. La arena que no es arena.

¿Y qué más? Me pregunto. Ni idea, pienso. Lo decía el otro día y lo repito. Soy un barco varado. No sé que puedo o qué debo echar de menos. A fin de cuentas, soy un marinero. Un marinero que vive en una ciudad sin mar.

Ibiza asalta el alma. Pero no sé si la echo de menos. Probablemente ya no. Quizá es que ya ni siquiera echo de menos el mar. O quizá es que nunca estuve realmente allí. Al menos este que soy ahora nunca estuvo allí.

martes, 11 de marzo de 2008

Desidia


Me he levantado perezoso hoy. Me cuesta decirle a mis dedos qué teclas tienen que pulsar y me cuesta que me obedezcan.

Ya que escribir me relaja bastante, y más en estos días tan inciertos, mi cuerpo no me da tregua. Por desgracia la dejadez me está atacando por todas partes. Incluida esta que tanto me relaja. No puedo con ella. He decidido rescatar un texto antiguo que escribí hace cosa de un par de años.

Por el formato del texto, no puedo colgarlo en el blog, así que he decidido dar un link y el que quiera que se lo descargue.


Por supuesto, se admiten críticas, sugerencias e impresiones a través del formulario de comentarios de esta página. Recordad que siempre son bien recibidas.

Ahí va el link en cuestión.

http://www.bigupload.com/files/48VYXP5EU8/Hace_cuatro_años.pdf.zip.html]Hace_cuatro_añOs.Pdf.Zip by Bigupload.Com

viernes, 7 de marzo de 2008

Mañana de Viernes con Café


Definitivamente: Los viernes siempre me sientan bien. Lo dicta el calendario. Después de mucho sufrir y de andar estos días con la cabeza un poco gacha, finalmente creo que las cosas empiezan a ir hacia delante. No queda otro remedio.

Afuera el día es precioso. Santiago siempre me sorprende con estas cosas, con estos cielos, con estos soles –como diría un póstumo Machado- que son soles de infancia. Quizá por eso decidí venir a vivir aquí. Por eso y por otras razones mucho más poderosas y evidentes. El corazón es lo que tiene. Quien más quiero tiene ese poder sobre todas mis cosas. Suerte la mía. Es fácil vivir y orientarse cuando tienes una brújula de semejante poder.

Armado con mi currículum apuro las ofertas y los procesos en los que estoy metido. No hay mal que por bien no venga y es la máxima de hoy. Eso, la promesa de salir, de vivir la calle nuevamente y la reconfiguración neuronal que tengo encima, que me permite pensar en las cosas que puedo hacer mientras tanto. Recuperarse es lo que tiene, que de vez en cuando te entran subidones como este y atacas el teclado con ánimos renovados. La impresora termina de imprimir documentos, cartas. La mañana discurre tranquila. El café humea delante, aromático y excelso y el fin de semana se asemeja prometedor en cuanto a nuevas dimensiones sobre esperanza, futuro, descanso y planificación. Los estudiantes caminan rumbo a la estación. La calle se baldea después de la noche de juerga estudiantil. Las señoras van a la plaza, corren rápidas con las bolsas. El alma, inundada de la sacrosanta cafeína –por primera vez en algunos días- es un alma nueva. Me pondré guapo, pienso, y saldré a pasear. Siempre queda la esperanza. Nada es mejor ni nada es peor. Cada lapso de la vida tiene su propio jugo. El que nos toca saborear ahora es precisamente este y no otro. No le demos vueltas a las cosas que no tenemos que darle. Hagamos lo que tenemos que hacer. Vivamos cada instante con lo bueno y con lo malo. Saludemos a la vida con la mejor cara que tengamos en este momento. Por una simple razón. Es un juego hermoso e impresionante estar vivo. Y es algo que pocas veces valoramos. Sigamos jugando. La partida no ha terminado. La partida siempre, siempre, hay que jugarla pensando en el futuro. A ello vamos.

lunes, 3 de marzo de 2008

Press Del to Delete

El mensaje del sistema era claro: Presione Del y mande todo a tomar por saco. Un año y medio de trabajo. Presione "Del" y listo para irse al Limbo de los datos perdidos. Noventa y ocho directorios; más de doscientas fotografías, carátulas de Fax, informes, Listados de clientes, cartas. Presione "Del" y piense que no ha existido. Eso es lo que decía mi sistema.

Afuera un día azul e impropio de finales de febrero. Dia de año bisiesto. Todo un año y medio de trabajo. Todos lo datos manejados, los contactos, las cifras. Todo a una simple pulsación de tecla. Se querían quedar con todo. Querían quedarse con los diseños, con las fotografias retocadas. Con toda la vida que les dejé a cambio de un paupérrimo sueldo. Se llevaron mi esfuerzo, mi minteligencia, mi trabajo y el año entero de mi vida. ¿Se iban a quedar con la plasmación plástica de mi esfuerzo? No. Eso estaba claro.

Los ví por un momento antes del final. Eran mis obras. Mis esfuerzos de horas y horas de trabajo. Mis descargas de energía. Eran parte de mi. Y como un padre que es capaz de sacrificar a sus hijos, también apareció algo claro en mi mente: jamás serían suyos. Todos aquellos datos que tantas y tantas horas habían ocupado nunca serían de su completa propiedad.

"Press Del to Delete" rezongó el sistema en un mensaje triste y escueto. O eso, o dejar que se los queden. Para que alguien sacase más provecho todavía de mi esfuerzo. Para que llegase otro y rascase la barriga con mi trabajo. Para que, finalmente, alguien se sirviese de todo lo mío para provecho exclusivo suyo.

Presioné "Del" y volaron. Los ví desaparecer en un instante. Fulminados atómicamente entre los circuítos y los registros magnéticos de una máquina. Que nadie piense que yo no estaba triste. Eran mis obras. Al servicio de otros, pero finalmente mías. No me sentí especialmente bien. Tan sólo aliviado. El trabajo es lo que tiene. Dejamos parte de nosotros y nunca lo recuperamos. Es una sangria obligada. Una muerte intelectual consabida y consentida. Morimos para otros cada día. El extraño jugo de esta sociedad. Los ví volar y me sentí extraño. Como Abraham cuando quiso matar a su hijo. Yo no tuve un Dios que me detuviese.
Posted by Picasa

lunes, 25 de febrero de 2008

Déficit Democrático

Asalta el ambiente electoral las páginas de los diarios y las ediciones de informativos. Este año, debido probablemente a que nos hemos pasado de precampaña toda la legislatura, no se nota un especial interés en la gente. Nos estamos convirtiendo en una democracia bipartidista con demasiadas tendencias dentro de dos partidos mayoritarios. Debe ser que las opciones deben delimitarse, para no tener demasiada libertad de pensamiento, o demasiadas escuelas políticas que manejar. Es irritante lo de los españolitos de a pie. O eres del Real Madrid, o eres del Barça. O del PP o del Psoe. O de izquierdas o derechas. O puedes incluso convertirte en un bicho raro que vote a los mal llamados partidos nacionalistas. Es una realidad terrible, pero palpable. Qué manía con eso de clasificar a la gente en una cosa o en otra. Pero solamente dos, que si no el cerebro no da para más.

Esta democracia nuestra es, en realidad, una prostitución de lo que debe ser auténticamente un sistema político. Me explico: si alguien me preguntó con 20 años –edad en la que yo estaba muy comprometido políticamente- cual era uno de los déficits más potentes de la democracia española, seguramente le contesté que tenínamos una enorme falta de talante democrático en la sociedad en general Dieciséis años más tarde sigo opinando lo mismo. Nos falta talante, nos falta ganas y nos falta educación. Del adversario no respetamos nada. Cuando digo nada es nada. No aceptamos ni una idea, ni un debate y nuestros politicuchos de a pie entran directamente en una especie de “debate de patio de comadres” faltándose al respeto, insultándose veladamente, descalificándose.

Ahora, todo el mundo empieza a pedir votos. Solamente un partido político de todos los que este año quieren volver a subirse al carro electoral de representación pública, me ha hecho llegar su programa. Y ni siquiera es de los mayoritarios. Para ello he tenido que descargármelo vía internet. Del resto no hay ni rastro. Ni un solo documento que me sirva para comparar, ni un solo intento de poner sobre la mesa posibles realidades políticas y determinados modos de actuar.

No cabe duda, nuestros políticos han perdido el norte. Pero la culpa es de quien los vitorea en vez de compararlos. Porque a fin de cuentas parece que nadie ha caído en la cuenta de que los Conservadores de este país son, en realidad, democrata-cristianos, y los socialistas tienen de socialistas sólo el nombre, porque son realmente socialdemócratas y que los que quieran tendencias socialistas van a tener que encontrarlas en otra parte. Los tiempos de las politicas de izquierdas no han llegado todavía a este pais.

Por deferencia a ese partido que me hizo llegar, vía internet, su programa electoral, probablemente mi voto se lo hayan ganado. Ojalá toda la gente que lea este foro se vuelvan ciudadanos y votantes activos y busquen y comparen las mejores opciones. Exijamos a nuestros políticos, a nuestros dirigentes y a nuestros elegibles. Es nuestro deber como ciudadanos. Y que nadie se pase esta cita electoral por el forro de la indiferencia mediante la abstención. Ha costado muchísimo tener la posibilidad de poder elegir como para (a estas alturas) pensar que la abstención es una solución a algo. Creedme: es más bien el problema. El volverse votantes y ciudadamos activos es la única solución. El resto es simplemente la pataleta del niño pequeño. Un enorme déficit de democracia.

jueves, 21 de febrero de 2008

Laberintos Eléctricos (2ª Parte)

El cielo es un límite inalcanzable. Ya no hay aves. Los pájaros tienen reactores que dejan estelas blancas en los cielos. Los reproductores de música comprimida son nuestros aislantes emocionales, nuestros profilácticos cibernético-acústicos que nos impiden interactuar. Somos un ejército de zombis con banda sonora, con citas ineludibles, con rutinas a todas horas, con la programación correcta en el instante correcto.

Camino y voy sólo. Naces solo, vives solo y mueres solo. Somos el sueño de un dios con pesadillas. Las aceras mojadas me retornan una mirada absurda, mezcla de estupor y pánico insensible. En mi dispositivo acústico-aislante suena Pink Floyd. Soy confortablemente insensible. Los niños van a la escuela, los estudiantes corren camino del instituto y de la facultad. Yo fui, yo fui uno de ellos. Yo caminé con libros bajo el brazo y era feliz y no me di cuenta hasta que lo perdí. Yo también esperé en un aula repleta. En tardes de Mayo aprecié la belleza sobre una verde alfombra repleta de flores. El sol brillaba fuerte arriba. El corazón palpitaba con fuerza sin igual. Que bello es vivir, qué bonita es la vida. Cómo no enamorarse de vivir. De vivir precisamente. Yo estuve sintiendo el palpitar de los veinte años. Era una ciudad hermosa, en un momento hermoso.

La mirada se desvía a una cantina. Una legión de señores que beben sansón en copas de mañana me devuelve una mirada sórdida, escasa, con aromas a tabaco viejo y rancio. Enigmas indescifrables de la naturaleza humana. Ellos fueron bebés. Fueron niños cubiertos de sábanas blancas. Dando las buenas noches se despedían de papá y mamá. Ahora acaban de un solo trago el licor barato de las tabernas. Sigo caminando, estoy sólo. Refugiado en este sentimiento absurdo de una mañana.

¿No te has dado cuenta?. Lo decía Marillion en una canción. ¿No te diste cuenta, no te das cuenta? Este mundo está completamente loco. Lo digo otra vez. Lo presentí. Somos ratones en un laberinto eléctrico. Un laberinto cruél y eléctrificado, cualquier desvío es una descarga, una tortura. Jugamos peligrosamente en el laberinto de un dios cruel y ausente.

Somos ratones bajo la lluvia, buscando un trozo de queso.

Atrapados en un laberinto eléctrico.

viernes, 1 de febrero de 2008

Despacho Funcionarial con Vistas.


Sobre la explanada de Salgueiriños los bohemios y gitanos, los feriantes, los unos y los otros esparcen su modus vivendi a la búsqueda de un mejor postor de baratijas. Hierve la actividad bajo cubiertas plásticas a modo de toldos de ocasión, sobre caballetes de acero inoxidable desmontable. Los gritos empiezan a mezclarse ofreciendo la rebaja, el céntimo que se valora, el descuento progresivo, la ganga... Se mezclan los anillos de oro de las manos morenas que cuentan dinero con las bolsas de plástico de supermercado, con la compra diaria y la visita obligada en la panadería. Todo esto lo contemplo desde la ventana de un funcionario de la hacienda estatal. Hace sumas, hace cuentas, mira ese extraño vademécum digital que es un ordenador enganchado directamente a otro ordenador todavía más grande. Y la maquina le cuenta qué es lo que hay que pagar, cuantías, multas y embargos posibles. Amenazas veladas de un estado que subyuga a sus siervos con pocos recursos.

Miro por la ventana y a lo lejos aparecen las presentidas puntas de las torres de la catedral, sobre un cielo azul frío de Enero. El sol brilla. El funcionario hace cuentas. Teclea cifras cruéles para pago inmediato. Embargos. Uno, dos y tres. Los gitanillos hacen trueques. Cinco euros, cinco euros. Ahora cuatro y medio. El despacho del funcionario es una atalaya sobre la injusticia. Qué el importará al estado el malvivir de ocho años atrás. Qué le importará al estado el haber dejado media vida, medio sueldo en mantener una familia. Qué le importará al estado que trabajes más de 50 horas semanales en una precariedad absoluta, mediante la constante amenaza de la no renovación, mediante la extorsión de la carencia de medios. A nadie le importó hace ocho años... Absolutamente a nadie. Y menos a ese monstruo incierto, deforme ysin cabeza que es el aparato burocrático-fiscal de un supuesto país.

El funcionario goza de buenas vistas, pienso. Pienso y es cierto. Son buenas. La feria avanza. Me da papeles. Paga esto. O eso o multa al canto. Las pistolas se reemplazan por cartas de pago. El estado no precisa balas. Sabe donde vives, donde trabajas y a qué te dedicas. Te tiene localizado, te tiene delimitado. Dónde fuiste, dónde vas y qué o quien eres. Existimos para nutrir ese ente. El estado somos nosotros. Y al tiempo tampoco somos nosotros. Salgo del despacho con vistas. El funcionario queda allí, enganchado a su máquina de soporte vital. No sonrie . Sus vistas son mejores que el. El mundo es una rosa plagada en toda su extensión de espinas. Santiago de Compostela me devuelve una sonrisa teñida de hermosura en una mañana hermosa. Miro el papel del funcionario. Pienso... ¿qué importa el precio, si lo que importa es vivir.?