lunes, 9 de junio de 2008

Un Estado "Protector"

Vuelvo al tema de la SGAE -sí, ya sé que me hago repetitivo- porque no deja de ser sangrante la enorme cantidad de hipocresía vestida de izquierdismo descafeinado que se está vertiendo "soto voce" sobre lo que algunos supuestos iluminados de la creación artística consideran su coto cerrado.

 

Debe ser que lo demás no somos creadores. Y encima ni cobramos ni pretendemos hacerlo.

 

Me llegan, vía Angeloso, nuevos ecos sobre denuncias de la SGAE -esa especie de "Murder Incorporated" de Torquemadas de saldillo de la creación informática- sobre creadores de programas informáticos de redes de compartición. Como se dice en mi tierra "Manda truco". Debe ser que los creadores buenos son ellos y los demás son los malos de esta película. Resulta que si haces un programa de compatición de archivos eres un pirata informático y una persona que busca lucrarse (manda truco, nuevamente) de los archivos que compartes con otros vía internet.

Es indignante.

En este país agobiado por impuestos, agobiado de presión fiscal, con la gasolina y el gasoil más altos de Europa, resulta que ahora hay que "proteger a los creadores e intelectuales conforme a la ley de derechos de autor"

En un articulo de libertad digital (reconozco que siento algo de debilidad por este periodico On Line) uno de sus cronistas lo decía claramente: La evolución es inevitable. Los mamíferos han llegado al mundo de los dinosaurios y estos siguen sin enterarse.

En un articulo de esta Web, escrito con más o menos fortuna hablé en alguna ocasión del encarcerlamiento de la información en el pasado. Lamentablemente, demasiada gente sigue sin querer darse cuenta de los cambios operados en esta nuestra sociedad. La información fluye libre por la world wide web y eso nos convierte, a su vez, en personas un poco más libres.

Lo que no deja de ser vergonzoso es el posicionamiento de la maquinaria del estado en toda esta problemática. Es evidente que los poderes estatales se han aliado con los que tradicionalmente se han considerado “progresistas”. Esos artistas que han ganado millones –y siguen ganando- haciendo lo que les gusta; siguen acusándonos a todos de delincuentes a base de un canon que bien puede entenderse como un impuesto revolucionario. Lo hacen con la anuencia del aparato del estado, puesto a su servicio para seguir amasando cantidades ingentes de dinero, mientras el ciudadano medio sigue acosado por tasas, impuestos y cánones allá por donde quiera que van.

Pero vamos a ver… ¿Quién debería estar protegido aquí? ¿Un señor que gana millones haciendo lo que le gusta o el pobre tipo que le cuesta llegar a fin de mes? ¿Quién debería de contar para el estado, un artista que gana ingentes cantidades de dinero o por el contrario el tipo que tiene una hipoteca que se le ha multiplicado por dos en menos de un año? ¿A quien hay que echar un buen cable, a Bisbal, con su yate, sus casas, sus inversiones, a Teo Carralda, con sus inversiones inmobiliarias, sus estudios de grabación, sus royalties, sus derechos sobre bandas sonoras o bien al que se está a punto de quedar en el paro, al que tiene dos hijos y un sueldo mileurista? ¿Qué coño es esta cosa llamada estado? ¿Para qué sirve? ¿Para esto? Si es así, mejor lo dejamos. Le ponemos una piedra y lo tiramos al mar.

Voy a hacerles un favor a todos los de la SGAE. Señores, despierten. Háganse un favor y percátense de que los tiempos han cambiado definitivamente. Que su canon es la mayor cacicada y falacia que un gobierno (que se autodenomina progresista) puede hacer para retrasar lo inevitable. Que han desvariado ustedes. Que se están quedando solos y de paso se están cargando la industria de consumibles tecnológicos de este país. Que no se puede denunciar a una persona por crear un programa, como no se puede denunciar a alguien por fabricar una navaja. Que sus tejemanejes con el dinero de todos –de todos- que ustedes obtienen a traves de las prebendas de este estado ya están a la luz y que se ha visto que la mínima intención de todos sus actos es proteger a los artistas. Son ustedes una oligarquia millonaria que intenta sacar fruto y provecho a base de Juan Pueblo. Y Juan Pueblo, está más que harto de chupasangres. A algunos no nos queda más remedio que aguantarles (los politicos). Pero más vampiros no necesarios.

Nota: El que escribe esto también se considera un artista. Nadie en toda su vida le ha dado un duro por esto que hace y no se le ocurre pedir nada a nadie. Esta web es de contenido totalmente libre y se puede usar para el antojo de cada uno, siempre y cuando se cite al autor del mismo. A ver si aprenden ustedes un poco.

Os dejo una serie de links que no tienen desperdicio.
Noticia 1
Noticia 2
Noticia 3
Noticia 4

Reacciones:

0 comentarios: