jueves, 4 de marzo de 2010

El chiste malo.

España es el país que más tarde abandonará la crisis económica dentro de la zona euro podemos intentar echar la culpa de todo eso a múltiples factores: la situación del mercado internacional del crédito, la caída estrepitosa del consumo , la de confianza de los inversores internacionales en el país, o incluso si se permite la frivolidad, la extraña conjunción astral que ahora mismo reina dentro de la astrología que directamente nos afecta.

El problema en sí mismo no es que esto sea real o no sea real. El problema es que todo esto puede ser una enorme sarta de excusas para no querer ver un escenario que tenemos delante y que es claro y evidente. Tenemos la crisis económica que tenemos por ser como somos. Por nuestra manera de ser, por nuestra manera de hacer las cosas, por nuestra extraña y única manera de ver y entender los negocios. Y esa es la única realidad que tenemos. Y esa es la única causa primera de toda la crisis al menos en lo que se refiere a nuestro Pais:

El perfil del empresario español es un perfil extremadamente bajo. Es un perfil tan pequeño como ridículo, y que desde luego es considerado el peor empresario europeo. Es un empresario que arriesga poco, que invierte poco, que crea muy poco empleo y el empleo que crea es de una bajísima calidad. Es un empresario que sólo cree que un modelo de negocio que le pueda reportar beneficios en grandes cantidades y en muy poco espacio de tiempo. No cree en acción social, no cree en las inversiones de riesgo, no externalizar servicios a otros países, explota con jornadas intensivas y abusivas y sueldos bajos por norma general y atiborra de horas extras y generalmente mal pagadas al resto del personal que tiene a su cargo pero no crea más puestos de trabajo cuando las condiciones de producción lo exigen.

Si luego ampliamos esta valoración de los empresarios a cada uno de los empresarios que según la comunidad autónoma la que pertenecen, podríamos incluso decir que empresario español es un empresario de un perfil completamente raso. Y por añadidura podríamos decir que el empresario gallego su perfil están extremadamente bajo que hasta huele a pies. Por lo tanto la crisis económica en España es hablar de crisis empresarial. Es hablar de crisis en el modelo de empresario, de sus maneras, de sus formas y del modus operandi de los mismos.

La clase empresarial español ha obtenido unos beneficios netos del 67% en los últimos diez años. Incluso en este año de crisis tan absolutamente el primer marco de este país ha ganado casi 30000 millones de euros netos después de impuestos. ¿o es el momento de plantearnos sin nuestro tejido productivo está correctamente gestionado? ¿cuál es la imagen que tenemos del empresario, cuál es la imagen real del propio empresario? Ahora que los beneficios han reducido o incluso se han extinguido la mayor parte de los empresarios este Pais se echan las manos a la cabeza. Este país no fabrica nada, sólo millones y millones de parados de larga y corta duración.

Hemos pasado los últimos diez años en nuestra prosperidad fundamentándola un modelo económico extremadamente especulativo. Aquí el gran negocio de la comprar un terreno a un precio X, posteriormente edificar a un precio Y, para finalmente revender a un precio Z, que generalmente solía ser X más y por cinco. En eso se ha fundamentado durante la última década la economía de este país. Nos hemos robado en nosotros mismos durante diez años y ahora que el grifo de el crédito está completamente agotado nos echamos las manos a la cabeza y decimos lo mal que está todo. Tenemos un estado en depresión, en un proceso de avaricia absolutamente injustificable a la banca, al ciudadano medio aterrorizado entre la falta de perspectiva y el pánico al despido. Es cierto: somos un país idiota. Nos hemos caníbalizado, nos hemos arruinado, nos hemos destruido nosotros. Y ahora con un par de anuncios en televisión queremos solucionarlo. Si no fuera un tema tan serio hasta parecería un chiste. El chiste malo, de los que apenas logra arrancar una leve, muy leve, sonrisa. Mas por piedad que por otra cosa.

Reacciones:

0 comentarios: