miércoles, 12 de agosto de 2009

Los Hijos de Hiroshima


Quiero hacer una pequeña reseña haciendome eco del triste aniversario del lanzamiento de la bomba Atómica en Hiroshima. Y aunque no soy demasiado proclive a poner links externos a otras páginas, esta vez voy a hacer una excepción. Porque merece la pena.Se trata de unas impresionantes imágenes de la zona cero días después del ataque. Las fotografías pertenecen al departamento de defensa de los estados unidos.

Por otro lado, no podemos dejar de lado algunos números aterradores sobre la explosión de Hiroshima, ni podemos dejar de reflexionar sobre ellos.

  • Murieron en el acto 70.000 personas, es decir 29 VECES MÁS que en el ataque al Word Trade Center.
  • Otros 70000 murieron hasta 1950 debido a radiacion y quemaduras. La bomba siguio matando durante diez años más después de su lanzamiento. Es decir, murieron sesenta veces más personas que en ataque de NYC.
  • EEUU es la única nación del planeta que ha usado un dispositivo nuclear en una contienda.
  • Se estima que hacia finales de 1945, las bombas habían matado a 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki aunque sólo la mitad había fallecido los días de los bombardeos. Entre las víctimas, del 15 al 20% murieron por lesiones o enfermedades atribuidas a radiación. Desde entonces, algunas otras personas han fallecido de leucemia (231 casos observados) y distintos canceres (334 observados) atribuidos a la exposición a la radiación liberada por las bombas. En ambas ciudades, la gran mayoría de las muertes fueron de civiles.
  • Murió el 35% de la población en menos de un segundo.



Sólo un mundo que vete el uso de las armas nucleares, sólo un mundo que niegue su uso, que lo prohiba; sólo un planeta en el que la gente vete abiertamente el uso de la fisión nuclear podrá ser un mundo viable y con posiblidades de pervivencia.

Como final, os dejo las transcripciones de las comunicaciones realizadas tanto por el artillero de cola del Enola Gay, como del copiloto. No pueden ser más aterradoras.
  • Mientras el Enola Gay se alejaba a toda velocidad de la ciudad, el Capitán Robert Lewis, copiloto del bombardero, comentó: «Dios mío ¿Qué hemos hecho?»Bob Caron, artillero de cola del Enola Gay describió así la escena:
    «Una columna de humo asciende rápidamente. Su centro muestra un terrible color rojo. Todo es pura turbulencia. Es una masa burbujeante gris violácea, con un núcleo rojo. Todo es pura turbulencia. Los incendios se extienden por todas partes como llamas que surgiesen de un enorme lecho de brasas. Comienzo a contar los incendios. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis... catorce, quince... es imposible. Son demasiados para poder contarlos. Aquí llega la forma de hongo de la que nos habló el capitán Parsons. Viene hacia aquí. Es como una masa de melaza burbujeante. El hongo se extiende. Puede que tenga mil quinientos o quizá tres mil metros de anchura y unos ochocientos de altura. Crece más y más. Está casi a nuestro nivel y sigue ascendiendo. Es muy negro, pero muestra cierto tinte violáceo muy extraño. La base del hongo se parece a una densa niebla atravesada con un lanzallamas La ciudad debe estar abajo de todo eso. Las llamas y el humo se están hinchando y se arremolinan alrededor de las estribaciones. Las colinas están desapareciendo bajo el humo. Todo cuanto veo ahora de la ciudad es el muelle principal y lo que parece ser un campo de aviación».
  • Bob Caron, artillero de cola/fotógrafo del Enola Gay


Aquí está el prometido LINK


Reacciones:

0 comentarios: