miércoles, 19 de noviembre de 2014

La fotografía

La culpa fue mia. Tuve un hueco en el trabajo. Abrí internet.

Llevo días sin saber del mundo. Queria ver noticias.
Debí estarme quieto. Llevaba días sin saber del mundo. Y era moderadamente feliz.
Mejor dicho. Insensible.

Abrí el Huffington Post, hice un par de clics. Mientras la base de datos devolvía consultas, empleé ese tiempo muerto en leer.

Y vi cosas que ya sabía, de robotijos que mandamos al espacio que aterrizan en cometas en busca de conocimientos.
Vi a otro, otro más, politico corrupto que nos cargaba a nuestra cuenta sus magreos con la querida en canarias: Infidelidades con cargo al senado, que somos todos.
Vi unas patrulleras de la armada a punto de asesinar a una activista ecologista. Ví a la armada que pagamos todos, que dotamos todos, haciendo un maravilloso despliegue de medios ( lanchas golpeando salvajemente otras lanchas, gente en el agua, una operación militar en toda regla) para salvaguardar a una empresa privada. En el mar, el derecho de manifestación todavía existe.
Ellos lo llamaron "posibles actos de piratería". Es bien sabido que Greenpeace no es más que una pandilla de bucaneros. No han hecho otra cosa que el mal toda su vida
.
O quizá son de ETA o AlQueda, y tienen armas de destrucción masiva.
(señores de la NSA que están interceptando este mensaje: soy pacífista y antiyihadista)

.. y luego vi la foto.


... y desde entonces me persigue. Cierro los ojos, ahí está , me mata y me arde por dentro.

La madre de una niña Hindú de dos años llora desconsolada con su hija en el regazo de sus piernas. La niña se ha muerto de una posible septicemia por el programa de esterilización del gobierno Hindú.

La niña debe ser de la edad de Diego. Diego duerme ahora en mi cama.

Esterilizan a una niña, sin su consentimiento. Y la matan
La matan.
Y la niña, sigue en mi cabeza.  Lo juro.
Podría ser la mia. Podría ser el mío. Podría ser uno de tantos seres humanos que conociese Diego, o Paula en un viaje. Podría ser la persona que iba a curarnos del cáncer. Que iba a darnos un guiño en un viaje, o que iba a decirnos algo amable durante un minuto de nuestras vidas.

La esterilizaron .
La mataron. Septicemia.

Gobernantes hindúes: Sois unos hijos de puta. Sois los hijos de la gran puta. Sois una raza de malnacidos perros sarnosos hijos de mil putas. Me cago en vuestras putas madres y los rabos de vuestros padres que dieron la leche que os engendró.

Ahí es una pena que no hubiera esterilización.

Hace unos años llegó el Papa de Roma. Y en medio de la india lo dijo ( y se quedó tan ancho): creced y multiplicaos que ya dará Dios de comer.

Descerebrado hijo de puta.  Deberían de haberlo soltado en mitad de una ciudad India durante cinco años y luego ir a recogerlo a ver si le había sentado bien la dieta basada en comer excrementos y beber agua putrefacta. Creced y multiplicaos. Soplapollas. Inconsciente. Creced y multiplicaos. Incluso muerto desde hace ya años no deja de parecerme un soplapollas muerto.

La foto se llevó todo. Se llevó a los infantes de marina con los pantalones bajados ante Repsol, con sus mandos lamiendo los miembros viriles de los políticos-marioneta del gran capital. Y se llevó a las maravillas tecnológicas increíbles de pisar un cometa con un robot lanzado hace 10 años. Y se guardó el frotamiento de la entrepierna del presidente autonómico pagado con mi dinero, y todo...

y me dejó esto.

¡Oh Dios que tristeza más profunda!

Luego hay gente que reza pidiendo que le toque dinero en los sorteos.  Y pensarlo me da asco  Un asco una profunda indecencia. .

Que un rayo parta en dos y deje ardiendo a los políticos que obligan a esterilizar a un hijo. Y a  los inconscientes del creced y multplicaos.

Hoy soñaré contigo bebé. Nos vemos en el reino del cielo.












Reacciones:

0 comentarios: