martes, 21 de septiembre de 2010

Hasta Luego Cielo Azul...

El verano se despidió de nosotros como debía hacerlo. Hemos tenido calor hasta los últimos días. Nos podemos tener queja de él. Ha sido fiel a su naturaleza desde su génesis hasta el final. Como digo siempre que vienen estas fechas: el otoño está en la ventana, se nota su presencia. Coger el coche estos días más complicado cuesta bastante más moverse. Otoño es una época de cambios en la vida de todos. Recuerdo cuando era pequeño y los olores del estreno eran los propios del otoño. Se estrenaban ropas, se estrenaba libros se estrenaba en foros de plástico, se estrenaban amigos y ganas de vivir. El otoño siempre traía cosas nuevas.

O eso recuerdo.

Lamentablemente como todo en la vida esa época pasa. Ultimamente los otoños nos dan más de lo mismo. Es cierto que cambiado emisora de radio para poder escuchar algún poquito más trivial y no ponerme enfermo cada vez que conecta al aparato. Quiero huir de los políticos, de sus tejemanejes, de sus vidas llenas de ambición y codicia .  Más delgado. Dicen. Pero pocos cambios. En el fondo del otoño es tiempo de exilio, puesto que huimos interiormente hacia una parte que desconocemos completamente. Sólo pido que este otoño no traigan las tristezas de otros otoños que he tenido en mi vida.

Quizá este texto que escribo y está saliendo de un pedazo  oscuro de mi mente pueda servirme de algo. Puede. No sé. Presiento su llegada con mi parte de amor. Su parte de odio. Su atisbo de tristeza infinita. En los otoños he tenido mis tronos de amor, mis caidas al abismo de la vulgaridad. La pérdida del brillo del sol en mi mente.  He tenido mis imperios de dolor, mis tronos de suciedad, mis trozos desperdigados por el suelo. Pero mi mente no pueden atrás no sabe ir atrás. Se queda aquí esperando esperando la llegada. Un año más, un milagro más, un otoño más. Cerrar la belleza, abrir este momento, sentirse único, vulgar y común a todos. Somos parte de este virus que es la propia humanidad. Es el virus que revuelve el estómago de la existencia universal.

Hasta luego cielo azul, quizá nos veamos pronto.

Reacciones:

0 comentarios: