lunes, 27 de agosto de 2007

De Los Pájaros de Barro

Reconozco que tengo asignaturas pendientes con la vida. Una de ellas es visitar Andalucía. La culpa la tiene Gala y lo bien que me la pintó en un libro suyo titulado "Andaluz". Las lecturas de la veintena se integran en el alma. Benditos los tiempos en que lo que leías te influía tanto. Adoré a Gala casi tanto como ahora lo vitupero. Cosas de la vida. No hay amores eternos. Lo cual asusta un poco.

Venía al trabajo con pocas ganas hoy. La verdad es que ninguna. Agosto se nos ha descolgado como un mal mes de verano. No me quejo, pero la tarde de ayer me recordó excesivamente al otoño. Con la desidia general de una tarde de domingo todavía metida en el alma desdibujo un lunes demasiado cautivo de sensaciones pendientes.

Ayer durante un buen rato deseé lo que dice la canción de Manolo García "Pájaros de Barro". Arrastrarme a playas desiertas de luz pura y perpétua. Volver a escuchar el viento soplar, hacer y crear pájaros de arcilla y echárlos a volar. Una canción que evoca los momentos de soledad, los momentos de paz.

Hoy hago pájaros de barro -aunque sea mentalmente- y los echo a volar. Vuelan hacia mis asignaturas pendientes. Es cierto, es cierto. En los vértices del tiempo anidan los sentimientos. Las nostalgias tontas y absurdas de quien pierde vida por los cuatro costados. Los mismos sentimientos que me inundan hoy cuando veo pasar la vida como un tren expreso a ninguna parte. Desde hace tres años mi vida es una vida completa y hermosa. Pero no sé a dónde me lleva. Y me da miedo. De vez en cuando es necesario volver a esos instantes. Cuando no tengo barca, remos ni guitarra. Cuando ya no canta el ruiseñor de la mañana.


Por si el tiempo me arrastra
a playas desiertas,
hoy cierro yo el libro
de las horas muertas.
Hago pájaros de barro.
Hago pájaros de barro y los hecho a volar.
Por si el tiempo me arrastra
a playas desiertas,
hoy rechazo la bajeza
del abandono y la pena.
Ni una página en blanco más.
Siento el asombro de un transeúnte solitario.
En los mapas me pierdo.
Por sus hojas navego.
Ahora sopla el viento,
cuando el mar quedó lejos hace tiempo.
Ya no subo la cuesta
que me lleva a tu casa.
Ya no duerme mi perro junto a tu candela.
En los vértices del tiempo anidan los sentimientos.
Hoy son pájaros de barro que quieren volar.
En los valles me pierdo,
en las carreteras duermo.
Ahora sopla el viento.
Cuando el mar quedó lejos hace tiempo.
Cuando no tengo barca, remos ni guitarra.
Cuando ya no canta el ruiseñor de la mañana.
Ahora sopla el viento.
Cuando el mar quedó lejos hace tiempo.
En los valles me pierdo,
en las carreteras duermo.

Reacciones:

0 comentarios: